martes, 23 de marzo de 2010

Pim, pam, pum... ¡Fuego!


En plena posguerra una corista se convierte en amante de un estraperlista para ayudar a un miembro del maquis de quién se ha enamorado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentar

Estoy en Twitter

Archivo