jueves, 11 de noviembre de 2010

El PSOE se vuelve a desenmascar. Y ya van...

PXXE: ni socialista ni obrero

Mientras en la última ofensiva marroquí contra el pueblo saharaui los muertos ascienden a diez, los heridos a 723 y los desaparecidos a 159[1], el PSOE sigue quitándose la careta como cada vez que no puede escabullirse y se ve en la obligación de posicionarse. Para no variar se posicionan a favor de la injusticia, la opresión, la violencia, la intransigencia, la guerra; en detrimento de la justicia, la libertad, la democracia, la soberanía, los derechos humanos.

Como es la usura la que impera en todo partido capitalista, el PSOE se ve en la obligación de venderse al mejor postor, que en este caso se trata de la dictadura marroquí, timoneada por Mohammed VI, hijo de Hassan II y colega de nuestro demócrata y campechano Juan Carlos I. Da igual que la vulneración de los derechos humanos en Marruecos sea diaria, aquí lo importante son los intereses económicos en nuestra relación con otro país. Da igual cómo se llame, da igual que encarcele a personas por llevar banderas saharauis en el móvil. O ya puestos, da igual que mate a niños... Los derechos humanos, la libertad y la democracia sólo nos preocupan si se "vulneran" en algún país socialista, si se vulneran en algún país capitalista o abiertamente fascista nos la refanfinfla. Aparte, más vale mantener el pico cerrado, Amnistía Internacional nos vigila...

Esta vez, le ha tocado poner el colmo de la desvergüenza a Marcelino Iglesias, Secretario de Organización del PSOE, afirmando hoy mismo que "España tiene que entender que la relación con Marruecos es muy especial"[2].

Esto, por si algún despistado no se ha percatado, quiere decir que "España tiene que entender que a nosotros nos la suda los derechos humanos y todo ese rollo, lo único que nos preocupa son los intereses económicos, por eso estamos dispuestos a tragar lo que haga falta con tal tal de pillar nuestra parte del pastel, aunque el repartidor sea Azazel".

Por suerte para Marcelino no está solo, ya que guajas en el PSOE hay más que noctámbulos en Hernani. Ayer Ramón Jáuregui, ministro de la Presidencia, en un ejercicio de cinismo sin límites en el que hacía que su Partido bifurcara aún más hacia la derecha más recalcitrante, afirmó que la actuación marroquí, básicamente "formó parte del núcleo duro de la soberanía del país"[3]. Estas palabras, aparte de legitimar la supuesta soberanía marroquí sobre los territorios saharauis y por ende, desligitimar la causa saharaui, vinieron a decir ni más ni menos que "la culpa es de los saharauis, el Gobierno marroquí actuó en consecuencia como país soberano sobre esos territorios".

Y esta traducción hecha por mí, tan aparentemente distinta de la anterior, es exactamente la misma, o al menos lleva la misma intención: deslegitimar la causa saharaui para legitimar la supuesta soberanía marroquí, todo con los intereses económicos de la relación española con Marruecos como trasfondo de la cuestión.

Por otro lado, en este embrollo no podía faltar el bueno de Zapatero, dando consejos que para él no tiene. Según informan por RTVE[4], el bueno de Zapatero vio con buenos ojos la negociación del Gobierno marroquí con el Frente Polisario. Hasta aquí vamos bien. Un conflicto político se ha de resolver mediante la vía política, la negociación, el consenso y el diálogo, no mediante la cerrazón, la represión, la guerra sucia y el noqueo político. Bien. Ahora cambiad Sáhara por Euskal Herria y Gobierno marroquí por Gobierno español y descubrirán que el resultado de esta ecuación es una razón más para definir a Zapatero como payaso mediático sin credibilidad alguna.

Pero hay algo que es ajeno al circo político, independientemente de los grados de mezquindad a los que ascienda éste. Hablo de la causa de los pueblos oprimidos. Hablo de la justicia, de la libertad, de la democracia, de la soberanía, de la autodeterminación. Hablo de la causa saharaui.

VIVA EL SÁHARA LIBRE.


-------------------




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentar

Estoy en Twitter

Archivo