miércoles, 24 de noviembre de 2010

Jruschev dijo...

"¡Pigmeos miserables! ¡Ellos han levantado sus manos contra el más grande de todos los hombresnuestro sabio 'vozhd', el Camarada Stalin!.. Usted, Camarada Stalin, ha alzado la gran bandera del marxismo-leninismo sobre el mundo entero y la ha llevado a lo más alto. Le aseguramos, Camarada Stalin, que la organización bolchevique de Moscú -fiel partidaria del Comité Central Estalinista- incrementará la vigilancia estalinista todavía más, extirpará los restos trotskistas-zinovievistas, y cerrará las filas de los Bolcheviques del Partido e independientes en torno al Comité Central Estalinista y al gran Stalin" (Pravda, 23 de agosto de 1936, citado en: L. Pistrak: ibíd; p. 162).

Jruschev, durante el juicio por traición a Lev Kamenev y Grigory Zinoviev en agosto del 1936, uno de los precursores del manido "culto a la personalidad [Stalin]". Arma arrojadiza que utilizó él y su camarilla revisionista posteriormente para romper con el marxismo-leninismo (vulgarmente conocido como "estalinismo" bajo el mandato de Stalin), llegando incluso a pronunciar:

“Todo aquel que quiera a Stalin puede irse con él si le gusta el hedor de los cadáveres. Yo he sufrido por el culto de la personalidad y probablemente la mayor parte del Partido y del Pueblo Soviético, y del Partido y el Pueblo Húngaro han sufrido también.  Existe una tradición popular según la cual un cadáver es sacado con los pies por delante para que no vuelva. Nosotros hemos sacado a Stalin de ese modo y nadie volverá a traerlo.”

 Jruschev en abril de 1964.


Y pensar que el culto a la personalidad fue y sigue siendo uno de los principales motivos por los que hasta incluso los comunistas reniegan de la obra de Stalin... Yo, sin embargo, opino que renegar a Stalin es renegar al marxismo-leninismo; y renegar al marxismo-leninismo puede ser muchas cosas pero no comunismo.

Para los que estén interesados en este tema, dejo aquí un artículo muy ilustrativo de William Bill Bland (1916 - 2001), marxista-leninista británico, titulado Stalin y el culto a la personalidad: ¿Qué hay de cierto?

1 comentario :

  1. excelente entrada, sobre la traición de Jruchov y los revisionistas

    ResponderEliminar

Comentar

Estoy en Twitter

Archivo