martes, 24 de enero de 2012

¿De verdad que no te suena la vaina? (Julio Anguita en 1997)

"Los políticos tienen que acostumbrarse a que sus decisiones vienen predeterminadas por las leyes del mercado" Hans Tietmeyer, ex presidente del Bundesbank, hace más de una década.


Desde tiempos casi inmemoriables asistimos a una banalización de la política. Una de las conclusiones que debemos sacar si nos tragamos el cuento de los mentirukis es que no hay Alternativa. La Alternativa ha sido sustituida por la Alternancia, es decir, no se puede cambiar el modelo, la obra, lo único que se puede cambiar son los actores, los protagonistas. Lo dice el Mercado, lo dice Europa, lo dice Merkozy, lo dice Mario Draghi. No hay Alternativa. Hay un único camino: el Neoliberalismo. Hay un solo Dios: la Competitividad. Quien diga lo contrario es un trasnochado, un loco, un desfasado con pájaros en la cabeza que confunde molinos y gigantes.

Julio Anguita fue uno de esos pocos locos que confundía molinos y gigantes. Se rieron de él. Le dedicaron viñetas e incluso alguna cancioncita en Paradia Nacional. Y es normal teniendo en cuenta que decía disparates de este tipo por aquella década de los noventa donde Maastricht se nos apareció como la salvación:

"El problema que quieren ignorar es que cuando el tipo de cambio sea único e inamovible, los ajustes económicos repercutirán casi exclusivamente en la pérdida de más puestos de trabajo; salvo que cualquier país no esté permanentemente flexibilizando el mercado laboral. Porque lo que de verdad se ha venido cumpliendo en este proceso es el desarrollo de las condiciones que los padres de la idea han concebido: flexibilizar los mercados laborales e incrementos salariales (cuando los haya) por debajo de la producitividad. Cuando opere el Pacto de Estabilidad, y por mor de lo que tanto seduce a tantos: la competitividad, nos encontraremos ante una carrera de beneficios al capital (por no haber armonización fiscal) y ante otra carrera de abaratamiento de los salarios. Al final y de manera especial los países periféricos de la Unión, verán cómo no se crea más empleo de manera eficaz y el que se cree cada vez será más precario.

(...)

Maastricht, sus Criterios de Convergencia y el Pacto de Estabilidad no son sino un gigantesco acto de planificación burocrática en el que como hecho incuestionable y vertebrador de la Unión Europea aparece la constitucionalización del déficit."

Autistas, artículo de Julio Anguita publicado en El Mundo el 14 de enero de 1997 y recogido en su libro Combates de este tiempo.

Definitivamente hacen falta Quijotes.

1 comentario :

  1. Hay que acabar con el TERRORISMO NEOLIBERAL !!. Y para ello, todos los medios de lucha son válidos.
    En Catalunya ha habido MUERTOS, por que no llegó a tiempo una ambulancia para el paciente o por retrasos en operaciones quirúrgicas !!
    MATAR UN BANQUERO NO ES NINGÚN DELITO, ES UN DEBER !!

    ResponderEliminar

Comentar

Estoy en Twitter

Archivo