lunes, 4 de junio de 2012

Los niños de la estación de Leningradsky

"¡Nos han vendido!", gritaba un viejito en Good bye! Lenin (Wolfgang Becker, 2003). Si por aquellos tiempos de confusión y traiciones quedaba algún atisbo de duda, basta con con que los rusos y los habitantes de las llamadas "repúblicas socialistas" echen un vistazo a su alrededor. Bajo el llamado aperturismo y el supuesto proceso democratizador que traería la libertad y la democracia al pueblo se escondía en realidad la consumación del proceso de desmantelamiento de lo que quedaba de socialismo. La Perestroika y Gorvachov tan sólo fueron la anécdota, lo superficial, la punta del iceberg. El primer y más grande país socialista de la Historia no cae ni de un día ni de un año para otro. Se trató de un proceso de casi cuarenta años, tras la muerte de Stalin, que, amparándose en los supuestos crímenes de éste fue olvidando y denigrando los valores del marxismo-leninismo y del marxismo en general, si acaso es posible tal dicotomía.

Aún así, la comparación del bienestar social del que la clase obrera disfrutaba incluso en las horas más bajas de las "repúblicas socialistas" no se pueden comparar con las miserias y los desmanes del capitalismo. Porque sin paz ni pan ni trabajo, unas zapatillas Nike y una Coca-Cola resulta tan banal como ofrecerle a alguien la posibilidad de elegir la salsa con la que será comido.

Pero los vendieron.

Y llegó la democracia y la libertad. Y aumentó el paro, el hambre, la miseria, la desesperación, la drogadicción, los suicidios, la pobreza y, sobre todo, la indignidad.

Este mediometraje pone de relieve la cruda realidad de un importantísimo porcentaje de la población infantil rusa. Y sí, ávido lector: la culpa es del capitalismo. Porque el capitalismo es incompatible con los Derechos Humanos más básicos como son el derecho al trabajo o a una vivienda digna. Por eso este excelente documental y por eso la nada sospechosa de 'castrocomunista' UNICEF dice que Cuba es "el paraíso de los niños".

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentar

Estoy en Twitter

Archivo