domingo, 28 de octubre de 2012

Preguntas en Ask


¿Qué opinas de la mano invisible o la ley de oferta y demanda frente a la economía planificada?
 
Es muy fácil: la economía debe estar al servicio de la ciudadanía, del pueblo, y no al revés. Esto significa que a la economía hay que decirle lo que tiene que hacer, por donde tiene que ir, las necesidades que tiene que satisfacer. La economía no es algo neutral: un recorte y salvar a la banca con dinero público es política, es ideología; hacer una reforma fiscal para que los multimillonarios no roben tanto también es política, es ideología. El liberalismo es la zorra libre en el gallinero libre. Un desastre. Está científicamente comprobado que el capitalismo es incapaz de satisfacer las necesidades y los derechos más básicos del ser humano: trabajo, vivienda, etc. Ante esto tenemos la alternativa de intervenir en la economía, de planificarla. Es la única manera de que una sociedad no vaya a la ruina, a la bancarrota. Hoy España, con casi seis millones de parados, con la mitad de los jóvenes en el paro, con más de 500 deshaucios diarios y con una tasa de más del 25% de pobreza, es la prueba científica, empírica, tangible e irrefutable de que el capitalismo conduce a la autodestrucción.
 
¿consideras que en el Estado español es necesario actualmente un frente que aglutine a toda la izquierda? En caso afirmativo ¿con qué objetivos se formaría dicho frente?
 
En esta situación de excepción, de emergencia, se hacen necesarias las alianzas, los frentes, pero ¿en torno a qué? En torno a un programa anticapitalista irreductible. A veces nos dejamos llevar por la emoción, por las banderas y por los himnos. No. Una reforma en sí no es mala ni es signo inequívoco de traición; una reforma puede ser necesaria y será útil siempre que se considere un medio y no un fin, siempre que nuestra intención sea elevarla a la categoría de revolucionaria y elevar la concienciación. ¿Para qué? Aunque el régimen muestra síntomas de debilidad y agrietamiento (bipartidismo, monarquía, etc.) la derecha sigue siendo hegemónica, tanto que sociológica y culturalmente España es a día de hoy un país netamente franquista. Tenemos una especie de complejo resistencialista. Es necesario que pasemos al ataque, pero pasar al ataque no significa suicidarse ni meterse en una guerra que no podemos ganar (eso en política es un delito), significa acumular fuerzas en torno a unos puntos programáticos y en torno a una estrategia de medio-largo plazo de ruptura, pero sin caer en nuestra divinidad y en nuestra pureza. La política consiste en ganar Poder, y ganar Poder consiste en ganar terreno (ideológico, cultural, social, político, etc.), y eso a día de hoy no lo podemos hacer solos; ni desde nuestra Agrupación súper concienciada, ni desde nuestro blog, ni desde nuestro círculo minúsculo de aguerridos revolucionarios. Ni siquiera entro a cuestionar el Partido de cuadros y eso de anteponer la calidad (ideológica, etc.) a la cantidad, simplemente esto es lo que hay, o lo aceptamos y nos dejamos de tonterías o nos mondan.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Comentar

Estoy en Twitter

Archivo