martes, 28 de agosto de 2012

Todos somos iguales pero unos más iguales que otros


Parece ser que han encontrado restos de los dos niños desaparecidos en Córdoba, Ruth y José, hijos de José Bretón, el único sospechoso de la desaparición hasta el momento. Esta noticia ha desatado el fervor popular; una parte importante de la sociedad pide mano dura, cadena perpetua e incluso pena de muerte, todo ello desconociendo o pisoteando el Derecho.

La muerte de personas siempre es lamentable y dolorosa, más cuando se trata de niños y más aún cuando se trata de -presunto- infanticidio. Esto lo saben mejor que nadie los padres y los que han perdido a seres queridos.

Ahora bien, a mí me molesta que esta empatía, esta solidaridad y este sentimiento de rechazo a lo que es el más condenable de los actos -el asesinato-, se convierta en indiferencia cuando se trata de casos anónimos sin cobertura mediática. Veamos: cada año treinta millones de personas son condenadas a morir de hambre; cada día mueren de hambre 25.000 niños según la FAO; y, según UNICEF, en los últimos diez años han sido asesinados dos millones de niños en guerras. Para qué seguir.

No hablamos de falta de recursos, de enfermedades, de inmundicia, no; hablamos de muertes, de asesinatos (decía Brecht que hay muchas maneras de matar). Cuando la producción mundial de alimentos básicos equivale al 110% de las necesidades del planeta, es decir, cuando hay recursos de sobra para que nadie se muera de hambre, hay que hablar de asesinatos, no de casualidades ni de lo injusta o azarosa que puede ser la vida.

A mí me gustaría que esa gente que a voz en grito pide mano dura, cadena perpetua, etc. lo hiciera también para quienes legalizan -o en el mejor de los casos no hacen nada por impedirlo- el asesinato de tan importante cantidad de niños y para quienes ejecutan un sistema que es incompatible con los Dederechos Humanos, empezando por el más básico: el derecho a la vida. Si así lo hiciéramos mandaríamos el mensaje a la sociedad de que todos los niños son iguales y todos tienen derecho a vivir, de esta manera golpearíamos las conciencias y haríamos más difícil que cualquier perturbado se atreviera a tocar a un niño.

Recordemos que el comportamiento de una persona está influenciado por el comportamiento colectivo de la sociedad en la que vive; seamos una sociedad solidaria que condene todos los actos de injusticia con los niños allá donde se cometan.

"¡Rebelíon!"

“Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo la insurreción es para el pueblo, y para cada porción del pueblo, el más sagrado de sus derechos y el más indispensable de sus deberes”.

Artículo 35 de la Declaración de los Derechos del Hombre de 1793



lunes, 20 de agosto de 2012

"Soy un clásico, no un antiguo"

Respuesta a una de las tantas preguntas realizadas en un programa de Antena 3 (1993) en el que Julio Anguita, por entonces Coordinador General de IU y Secretario General del PCE, fue interpelado por 12 periodistas. Más allá de cuestiones ideológicas es de recibo reconocer su capacidad intelectual y retórica, a otro nivel respecto a sus rivales de aquellos entonces y más aún en los tiempos de hoy en día. "Soy un clásico, no un antiguo".


domingo, 19 de agosto de 2012

Cañamero y Gordillo lo han vuelto a hacer en El gran debate






Antonio Gramsci dijo...

“Hay que dejar de concebir la cultura como saber enciclopédico en el cual el hombre no se contempla más que bajo la forma de un recipiente que hay que rellenar y apuntalar con datos empíricos, con hechos en bruto e inconexos que él tendrá luego que encasillarse en el como en las columnas de un diccionario para poder contestar, en cada ocasión, a los estímulos varios del mundo externo. Esa forma de cultura es verdaderamente dañina, especialmente para el proletariado. (...) pero eso no es cultura, sino pedantería; no es inteligencia, sino intelecto, y es justo reaccionar contra ello. (...)”. “La cultura es una cosa muy distinta. Es organización, disciplina del yo interior, apoderamiento de la personalidad propia, conquista de superior conciencia por la cual se llega a comprender el valor histórico que uno tiene, su función en la vida, sus derechos y sus deberes. Pero todo eso no puede ocurrir por evolución espontánea, por acciones y reacciones independientes de la voluntad de cada cual... El hombre es sobre todo espíritu, o sea, creación histórica, y no naturaleza. (...) La conciencia unitaria del proletariado se ha formado o se está formando a través de la crítica de la civilización capitalista, y crítica quiere decir cultura, y no ya evolución espontánea y naturalista. Crítica quiere decir precisamente esa conciencia del yo que Novalis ponía como finalidad de la cultura.”
 Antonio Gramsci (1891-1937), filósofo, periodista, político y teórico marxista italiano.

jueves, 9 de agosto de 2012

Raíces profundas y Mercadonas

1. La Declaración Universal de Derechos Humanos, asumida por todos los Gobiernos del mundo (esto incluyo a España) dice que todo ser humano tiene derecho a un nivel de vida adecuado para la salud y el bienestar, y esto incluye alimentación, vestido, vivienda, asistencia médica y los servicios sociales necesarios.

2. La propia Constitución Española que, para entendernos, es "de derechas", dice en el Artículo 128 que "toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general".

3. En Andalucía la tasa de pobreza es del 35%, el paro gira en torno al 30% (el paro juvenil es del 50%) y el año pasado se ejecutaron cerca de 10.000 deshaucios. Día tras día se vulneran uno a uno los derechos más básicos del ser humano y la Ley no hace nada.

4. A día de hoy, España sufre una desigualdad económica similar a la que sufría en 1947. El 10% de la población más rica tiene el 41’9% de la riqueza. El fraude fiscal de las grandes empresas y bancos equivale a más de 70.000 millones de € al año.

5. Ante esta situación de injusticia y barbarie, uno tiene dos opciones: la primera es levantarse y luchar, como pueda o sepa, por sus derechos; la segunda es quedarse de brazos cruzados. La neutralidad es metafísica y filosóficamente imposible ya que cruzarse de brazos significa estar del lado de los malos; uno dijo que o se es parte de la solución o se es parte del problema. Otro dijo que quien no tenga la valentía de luchar que al menos tenga la decencia de respetar a quienes sí lo hacen.

6. Las empresas multinacionales (Carrefour o McDonals) son aves de rapiña y les pasa lo mismo que al caballo de Atila: por donde pasan no crece la hierba. Mercadona tira a la basura toneladas de alimentos y además tiene un dueño que es un ladrón, un explotador y un sinvergüenza.

7. Es la oligarquía financiera la que se está cargando 'su' propio derecho y constitucionalismo burgués (el capitalismo es incompatible con cualquier derecho democrático, político, etc.). La línea divisoria entre lo legal y lo ilegal ni se ve. Hoy no hay relación alguna entre legalidad y legitimidad. Uno dijo que la Ley (burguesa) es como una telaraña: sólo atrapa a las arañas chicas.

8. Querer cambiar las cosas dentro del marco político-institucional vigente es afiliarse al Escuadrón de Suicidio de La vida de Brian.

9. Los medios de información (sin excepción alguna) reproducen la ideología dominante. La política comunicativa y el Gobierno de las palabras a día de hoy es de vital importancia. No usemos el lenguaje del enemigo porque habremos perdido antes de empezar. El término 'robar', como 'asalto', automáticamente denotan connotaciones peyorativas.

10. Los compañeros del SAT expropiaron alimentos básicos a un rico y ladrón (valga la redundancia) para repartirlos entre los más necesitados, por lo que tienen, cuanto menos, cien años de perdón.

11. Los sindicatos mayoritarios, CC. OO y UGT, deben mirar fíjamente lo que hacen los compañeros del SAT, porque eso y no otra cosa es sindicalismo de clase. Los compañeros de IU deben mirar fíjamente lo que hacen los compañeros del CUT-BAI, porque más allá de diferencias ideológicas o estratégicas, eso y no otra cosa es 'izquierda transformadora'.

12. El PSOE demuestra una vez más (y ya van...) a qué lado de la barricada están. Cuidado porque dicen que quienes duermen en el mismo colchón acaban volviéndose de la misma condición.

13. Esto no ha hecho más que empezar. Campesinos unidos a las armas como en las Raíces profundas de George Stevens (1953).

Estoy en Twitter

Archivo