lunes, 7 de enero de 2013

Cuando citar a Gramsci es delito

Gramsci es uno de los más grandes marxistas del siglo XX. Digo es porque aunque muriera hace casi cien años tras pasar gran parte de su vida en las cárceles fascistas, sus estudios siguen estando más vigentes que nunca, ya que en ellos hace hincapié en un tema -entre tantos otros- que pasó más despercibido de lo que debiera, como ya advertiera lamentándose el propio Engels, en la materia marxista (preñada de economicismo, mecanicismo y determinismo): la superestructura, el conjunto de elementos con los que la clase dominante presenta sus intereses como los intereses generales y se erige como clase hegemónica. Son este conjunto de elementos (los medios de comunicación, la cultura, etc.) los que permiten al Poder mostrar su rostro humano y mantenerse mediante el consentimiento de los dominados. Cuando esta hegemonía se resquebraja y el consentimiento no es tal, aparece -aunque siempre estuvo ahí- la parte animal e irracional del Poder: la violencia, manifestada principalmente en formas de represión y coerción. Aparece la dominación sin hegemonía. La dominación sin consentimiento. Esto pone de manifiesto que nos encontramos ante una crisis de régimen y nos hace vislumbrar un escenario a medio plazo que será cuanto menos curioso, pues veremos a todos los capataces intentando sostener las ruinas del Chiringuito que lleva siglos sirviendo como dominguillo a la oligarquía parasitaria, de Fernando VII a la Duquesa de Alba.


Las derrotas electorales vienen después de las derrotas sociales y políticas. Esto quiere decir, entre otras cosas, que al Gobierno se le derrota en la calle. Salud para la twittera que ha visto de cerca el monstruo que surje cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer.


2 comentarios :

  1. Lo redactado no coincide con el título, la mentira es la mejor doctrina del nazismo, por eso te considero una prueba más de que el comunismo y el nazismo sois lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena!! Gran artículo. El simplismo con que muchos celebran su intelecto, los pone en evidencia... Ay's...! Salud!

    ResponderEliminar

Comentar

Estoy en Twitter

Archivo