domingo, 31 de octubre de 2010

Alguien dijo...

La política en España

PSOE: Las alcantarillas son redondas.

PP: Es indignante que el Gobierno hable de esa manera de la redondez de las alcantarillas.

PSOE: El PP está usando el asunto de las alcantarillas de manera electoralista.

PP: Los socialistas nunca han sabido gestionar las alcantarillas.

PSOE: Las declaraciones sobre las alcantarillas se debieron a un error de comunicación. Haremos el esfuerzo por explicarlo mejor a los ciudadanos.

PNV: Es hora de que Euskadi adquiera la competencia de autogestión sobre las alcantarillas.

UPyD: Lo que no puede ser es que no haya una alcantarilla única para toda España.

IU: Nos parece indignante que los grandes partidos nos dejen fuera del debate sobre las alcantarillas.

CiU: En Cataluña somos más de desagües.

viernes, 29 de octubre de 2010

Días contados (Imanol Uribe, 1994)


Un militante de la organización armada ETA, días antes de cometer un atentado, se interesa por una chica drogadicta. Ella, Charo, casi ha cruzado esa frontera irreversible de la droga y, a pesar del ambiente sórdido en el que ha crecido, no puede ocultar la ingenuidad propia de sus dieciocho años. Él, Antonio, doce años mayor que ella, ha dedicado su tiempo a una causa en la que ya no cree y está atrapado en una dinámica de destrucción y muerte.

jueves, 28 de octubre de 2010

La canción de Carla (Ken Loach, 1996)


George es un conductor de autobús escocés de espíritu rebelde; Carla es una refugiada nicaragüense que acaba de llegar a Glasgow. Transcurre el año 87 y en Nicaragua la Contra prepara el asalto definitivo contra el Gobierno sandinista. La situación de su país, la familia y el amor que dejó atrás atormentan a Carla. George comprende que la única solución es acompañarla a Nicaragua y afrontar la dura realidad de la guerra y los sentimiento

martes, 26 de octubre de 2010

Los novios búlgaros (Eloy de la Iglesia, 2003)


A sus cuarenta años, Daniel es un homosexual de buena familia que disfruta de una desahogada posición social, un cómodo piso en un buen barrio de Madrid, un respetable bufete de abogado y una cordial relación con su conservadores padres, hermanos y cuñados. Sin embargo, su vida privada se aleja un poco de tan convencional entorno. En sus ratos libres frecuenta el barrio gay de Madrid con sus habituales amigos, a veces a la cala de chicos guapos, últimamente todos extranjeros y especialmente eslavos, tras el derrumbe del Bloque del Este. Será en una terraza de Chueca en donde conocerá a Kyril, un búlgaro atractivo y sin escrúpulos de 23 años, del que quedará perdidamente enamorado. El perfecto compañero para un imprescindible viaje interior, un encuentro con sus verdaderas necesidad un alter ego desarraigado y aventurero que además le llevará al borde de perder su seguro y aburguesado status social. Poco a poco irá metiéndose en líos, algunos peligrosos. Líos en los que Daniel se adentra diciéndose a si mismo que lo hace por ayudarle a salir adelante, pero en el fondo completamente vendido por la pasión que siente por él. Kyril se deja querer mientras va pidiéndole a su protector todo tipo de favor..es sospechosamente ilegales. Termina trayéndose de Bulgaria e instalando a su novia Kalina en su casa. Daniel les buscará piso y les acompañará en Utla fuga precipitada a su país de origen, donde conocerá a la familia de Kyril, que sobrevive como puede entre las ruinas del sistema comunista. Para todos, Daniel es un caballero español, una especie de Quijote contemporáneo, pese a que él es perfectamente consciente de estar siendo utilizado. De vuelta a Madrid, Daniel se ve expuesto a cada vez mayores peligros: avalará con una importante suma de dinero las sospechosas actividades de su amante, le arreglará los papeles de un coche robado y hasta se jugará la vida para sacarle de la cárcel, entregando alas mafias búlgaras una peligrosa mercancía radioactiva.

Descargar: Parte 1 - Parte 2

435 días en huelga de hambre (AFAPP, 1991)


Este documento, que apareció como VHS en 1991 y del cual se agotaron 7 ediciones, se ha reeditado en 2006 en formato DVD. Narra desde dentro, desde la entraña y el sentimiento, la huelga de hambre de 435 días desarrollada por 60 presos y presas políticas militantes del PCE(r) y de los GRAPO, entre octubre de 1989 y febrero de 1991. Huelga de hambre a tumba abierta contra la dispersión asesina, las palizas, los aislamientos, la prepotencia de carceleros, II.PP. y del propio Gobierno de turno. Hambruna a favor de la dignidad, del coraje, de la solidaridad humana, del calor de los compañeros, familiares y miles de solidarios que se movilizaron ante tamaña injusticia.

Murió un gran revolucionario, Jose Manuel Sevillano Martín, militante de los GRAPO, a los 177 días de huelga. Sí, pero todo un Estado armado hasta los dientes, no pudo doblegar la voluntad de hierro de 6o representantes de la clase obrera en pie.

Como documentos incluidos, constan una entrevista con Manuel Pérez Martínez, Secretario General del PCE(r), y otra con el Comando Central de los GRAPO.

Documento imprescindible.

domingo, 24 de octubre de 2010

Colegas (Eloy de la Iglesia, 1982)


Dos hemanos, Antonio y Rosario, y el novio de ésta, José, deben de enfrentarse diariamente a las dificultades que les produce su extracción social humilde. Ninguno cuenta con empleo y las escasas oportunidades que se les presentan para lograrlo hacen que se fortalezcan los lazos que les unen.

Navajeros (Eloy de la Iglesia, 1980)


José Manuel Gómez Perales, alias “El Jaro”, vive solo en Madrid, sin más compañía que la de su banda y sus “novias”. Un día conoce a Mercedes, una prostituta de origen mejicano. Mercedes se enamora de él y le ofrece su casa con el fin de apartarle de su vida delictiva. Jaro acepta el refugio, pero sigue dando “palos” con su banda. Un día conoce a Toñi, una adolescente drogadicta de la que se enamora.

La estanquera de Vallecas (Eloy de la Iglesia, 1987)


Leandro, un albañil en paro, y Tocho, un chaval amigo suyo, entran en un estanco del barrio madrileño de Vallecas con intención de dar un atraco, pero la inesperada reacción de la señora Justa, la estanquera, se lo impide. Los vecinos fuera, gritan y amenazan, y a los asaltantes no les queda más remedio que atrancar la puerta del local. Alertada por los vecinos llega la policía y, tras desalojar la plaza, ésta toma posiciones en espera de los acontecimientos. En el interior del estanco, el enfrentamiento entre los dos amigos y sus "rehenes", la estanquera y su sobrina Ángeles, va relajándose, y una incipiente simpatía surge entre ellos...

domingo, 17 de octubre de 2010

Un poco de música

Aprovecho que el Myspace ya ni me funciona -antes no lo usaba pero al menos podía subir canciones-, para comunicaros que dentro de relativamente poco sacaré una maqueta junto al rapero revolucionario Pablo Hasél, al que ya tuve el placer de entrevistar hace unos meses. La maqueta dará mucho que hablar, ya que ambos, Pablo desde el micro y yo desde las instrumentales, incitaremos a la insurreción armada. Aunque no será ésta una maqueta estrictamente política y monotemática; habrá temas de todo tipo con seguridad, prueba de ello es la instrumental que subo a continuación.

Se trata de una instrumental -a modo de interludio problablemente- atípica en una maqueta de rap, pero que refleja perfectamente el hipersensibilismo musical, y no musical, que sufrimos tanto Pablo como yo.


Como en todas las entradas, se agradecen opiniones.

sábado, 16 de octubre de 2010

12 de Octubre: Fiesta Nacional o El perro con campanilla


Había un perro que acostumbraba morder sin razón.

Le puso su amo una campanilla para advertirle a la gente de su presencia cercana. Y el can, sonando la campanilla, se fue a la plaza pública a presumir. Mas una sabia perra, ya avanzada de años le dijo:

- ¿De qué presumes tanto, amigo? Sé que no llevas esa campanilla por tus grandes virtudes, sino para anunciar tu maldad oculta.

...

Moraleja: Los halagos que se hacen a sí mismos los fanfarrones, sólo delatan sus mayores defectos.

Germinal (Claude Berri, 1993)


Etienne Lantier, un joven parado convertido en minero, inicia un verdadero descenso a los infiernos. En Montsou, al Norte, descubre la miseria, el alcoholismo, las relaciones sexuales sordidas, hombres indecentes como Chaval o generoso como Toussaint Maheu, toda una humanidad en sufrimiento condenada por el capital. Se compromete con la lucha socialista. Los sueldos bajan, de repente llega una inmensa huelga, acapadora y asesina. Pero algo brilla en medio de este fango: el amor que une a Etienne con Catherine. La huelga seá dominada por el ejército, pero Etienne se irá con la esperanza en el corazón de que toda esa sangre no se haya derramado inútilmente.

martes, 12 de octubre de 2010

Alejandro y Ana. Lo que España no pudo ver del banquete de la boda de la hija del presidente (Animalario)


Sobresaliente obra de teatro que parodia la boda de la hija de Aznar. Escpectáculo a cargo del comprometido ANIMALARIO, compuesto por actores en pie de guerra como Willy Toledo. Mordaz y recomendable obra para todos los públicos, aunque derechistas de ante mano se abstendrán... Ellos se lo pierden.

viernes, 8 de octubre de 2010

Estado Charanguero y de Pandereta: lo tienes chungo si eres vasco

(Pincha aquí para leer el artículo en Kaos en la red)

Un tal Esopo en una de sus fábulas cuenta algo así como lo siguiente: un tejón atrapó en sus garras a un gallo, al cual acusó, para comérselo, de molestar a los hombres y no dejarles dormir. El gallo, atónito ante la acusación, se defendió y afirmó que gracias a su canto los hombres se levantaban para poder realizar sus quehaceres. El tejón, ofuscado y frunciendo el ceño, levantó la voz y acusó al gallo de incesto por mantener relaciones con sus hermanas y su madre, a lo que rápidamente y con la seguridad altiva de los sabios, el galló respondió que eso también beneficiaba a los hombres, pues las gallinas ponían más huevos. Sumido en la cerrazón, acorralado y emberrinchado, el tejón cortó por lo sano y afirmó que a pesar de que el gallo alegaba desde la razón y el sentido, se lo comería igualmente.

Pues bien, si ese tejón realmente existiera, es muy probable que durante todo el mes de julio presumiera de rojigualda en su balcón, y por otro lado, si ese gallo realmente existiera, probablemente estaría en la cárcel por ser miembro de Askapena, Ekin o trabajador de Egunkaria. A saber, porque la obcecación española, o españolista para ser más exactos, sólo puede ser tildada de irracionalista y animal, de ahí que se pueda comparar con un tejón que es fiel a su naturaleza devoradora y se mueve por instinto, que embiste cuando se digna a usar la cabeza.

Y es que ya se sabe que en este país hay dos cosas que no encajan, o que sólo encajan en la cárcel: la cultura y lo vasco. Y si encima da la casualidad que se mezclan, pueden dar lugar a variopintas películas de acción de subgénero policíaco, donde se pueden ver redadas, porrazos, secuestros, incautaciones de materiales tan peligrosos como libros, torturas o encarcelamientos de jóvenes cuyo delito es el de manifestar su solidaridad con el resto de pueblos del mundo en actos públicos.

El odio a lo vasco es una característica más del españolismo moderno, junto con el fútbol, la incultura, el ostracismo político, la xenofobia y los chistes sobre catalanes cataños. Obviamente, esa «vascofobia» no es algo natural (si partimos de la premisa de que el españolista no es un animal, claro), sino que es consecuencia directa de una cierta demonización de todo lo que provenga de Euskal Herria. Dicha demonización es la prueba de que Franco sigue fantasmagóricamente presente en la sociedad española, y por lo tanto, el españolista medio sigue con el legado político de Franco, defendiendo la manida “Unidad de España”. Para esta unidad, los vascos, que cuentan con historia, lengua y cultura propia, representan un problema gravísimo, pues son unos separatistas, pretenden destrozar España, y si encima se cede ante sus peticiones seguro que luego habría que hacer lo mismo con los catalanes o los gallegos… Realmente ellos son el problema de España, y no el capitalismo o una Monarquía chupóptera encabezada por un Rey elegido y adoctrinado por Franco, al cual definió como “un jalón del acontecer español y un hito”.

Gracias a esa demonización, impulsada desde arriba y expandida por los medios de desinformación, la policía española está exenta de cualquier responsabilidad y puede actuar como se le antoje, ya que el españolista, cuando esté enchufado a la televisión y reciba la noticia de que no sé cuántos jóvenes han sido detenidos por pertenecer al «entorno de ETA», se lo tragará de forma sistemática, pues “todo es ETA”, y ante estos demonios de colmillos afilados sedientos de sangre, todo vale, pues es el principal origen de todos nuestros males, como bien saben los cuatro millones de parados. Es más, el españolista aceptará de forma sistemática barbaridades como ilegalizaciones de partidos (porque claro, no “condenan la violencia”, igual que el PP no condena la violencia franquista o el PSOE la ejercida por sus GAL) e incluso manifestaciones, es decir, la eliminación de un derecho tan inalienable para cualquier democracia que se precie como es el de la libertad de expresión y reunión. Con Franco también pasaba esto, por cierto.

Bajo este espectáculo de coartación de la libertad y la democracia, el público astuto se da cuenta de quiénes son realmente los buenos y quiénes son los malos: unos buscan y declaran la paz, otros buscan y declaran la guerra, bajo atractivas consignas pacifistas, eso sí. Pero por muy atractivas que sean estas consignas, el público astuto y culto debe de no caer en la trampa y ponerse del lado de los buenos, de los que buscan la paz, para que al final no ganen los malos, que como todos los malos, tienen las armas pero no la razón, que es más importante.

Algunas de las infinitas películas made in Spain, Estado Charanguero y de Pandereta por excelencia:


  • Amnistía Internacional nos vigila: La más nueva. Basada en los interrogatorios de la policía española y concretamente en las torturas a los militantes Atristrain y Besance, los cuales llegaron incluso a perder el conocimiento al padecer los métodos de la policía española: «La bolsa», bien ajustada a la cabeza para que el detenido no pueda respirar, se asfixie o en el mejor de los casos simplemente pierda el conocimiento. Y «el frigorífico», habitación helada a la que llevaban al detenido desnudo y sudando tras haber recibido una ingente cantidad de golpes y porrazos.
  • Euskal Herria no es el Oeste, pero también hay tiros: Basada en las detenciones de los militantes de Askapena por realizar actividades pacíficas y legales, todas ellas a la luz del día, y por estar a favor de la Autodeterminación e independencia de Euskal Herria.
  • Guardia Civil, el brazo tonto de la ley: Basada en la impunidad de los policías que llevaron a cabo la operación contra el periódico Egunkaria por el mero hecho de ser euskaldún. Se metieron a varios trabajadores de dicho periódico en la cárcel por aquello de pertenercer a ETA, o al menos a su etorno. Sin embargo, la Audiencia Nacional acabó sentenciando que "el cierre del diario no tenía habilitación constitucional directa y carecía de una norma legal especial y expresa que la autorizara". El final es un poco desolador, ya que los malos quedaron libres y no cumplieron ninguna condena por meter la pata, además, nadie pudo devolver el tiempo pasado en la cárcel más los perjuicios a los buenos.

lunes, 4 de octubre de 2010

Ando un poco perdido

Damas y caballeros, ando sin ordenador propio y como es comprensible, sin oportunidad de actualizar vuestro blog preferido...

Además, empezó "la uni" la semana pasada, acto que me dio la oportunidad de cerciorarme de que la universidad es mentira.

De momento, como no tengo oportunidad de comentar sobre otra cosa, copio aquí el primer "trabajillo" para sociología, que en realidad no es trabajo ni es nada, pero el progre -que compara los muertos ocasionados por el comunismo con los del fascismo, olvidándose de todo contexto histórico y de que si te hacen una guerra injusta, tienes el derecho legítimo de defenderte- nos pidió que le dijéramos qué nos gustaría que respondiera la asignatura de sociología.

  •         Preguntas que me gustaría que respondiera la sociología.
Entendiendo la sociología como una ciencia que estudia el hombre en la sociedad y sus interrelaciones con ésta, y que, consiguiente, imposibilita la opción de entender al hombre como un sujeto ajeno a la sociedad, me gustaría cerciorarme del debate Hobbes – Rousseau, donde paralela y antagónicamente, estos dos filósofos colocan la maldad del hombre fruto de su naturaleza inmutable y por otro lado, fruto de unas relaciones  inequívocamente sociales con el resto de personas. En definitiva,  me gustaría que la sociología respondiera científicamente a la cuestión que plantea al hombre malo por naturaleza o malo por enajenación social.

Una vez resuelta esta cuestión y tras haberme reforzado en mi posición de que en general el hombre es malo por la sociedad, pues no está exento del resto de personas y sus interrelaciones, o eso espero, me gustaría entender los males de esta sociedad como por ejemplo por qué treinta millones de personas siguen muriendo de hambre cada año y más de ochocientos millones sufren malnutrición a pesar de que la producción mundial de los alimentos básicos equivale a más del 110% de las necesidades del planeta...

Una vez investigada esta cuestión que pone de relieve el mal provecho de los medios de producción y los recursos, me gustaría entender cómo, a pesar de los pesares, las crisis, el desempleo, la miseria y el hambre, pueden seguir gobernando las mismas personas que permiten tal barbarie y que incluso tienen la desfachatez de ocultarla y lucrarse de ella, partiendo de la premisa que propone Albert Einstein en su artículo ¿Por qué socialismo?:

“los capitalistas privados inevitablemente controlan, directa o indirectamente, las fuentes principales de información (prensa, radio, educación). Es así extremadamente difícil, y de hecho en la mayoría de los casos absolutamente imposible, para el ciudadano individual obtener conclusiones objetivas y hacer un uso inteligente de sus derechos políticos.”

Una vez entendida esta sociedad como una sociedad capitalista en la que predomina ostentar unos valores realmente inexistentes, donde la clase política representa un déficit democrático realmente importante y aún así se permite el lujo dar clases de democracia, llegando incluso a apoyar el bloqueo o directamente el bombardeo de países que disienten de la ideología dominante, me gustaría que la sociología respondiera a mis deseos de no contribuir a tal aberración y que me indicara el camino para aportar un granito altermundista más para que el cliché “Otro mundo es posible” dejara de ser un deseo para convertirse en una realidad.

Unidad contra el fascismo

El desencanto (Jaime Chávarri, 1976)


Leopoldo Panero, poeta, murió en 1962 en Astorga, donde había nacido. Catorce años más tarde, las personas que más íntimamente estuvieron ligadas a él, Felicidad Blanch, su viuda, y sus tres hijos, recuerdan aquel caluroso día de agosto. El recuerdo queda sometido a algo más que aquella fecha: surgen otras vivencias. Y a través de la palabra y del recorrido por habitaciones, objetos, calles y lugares perdidos, se desvela la historia de unos años y de unas personas unidas por vínculos familiares que en ningún momento huyen de la expresión de sus diferencias y de sus identidades.

Estoy en Twitter

Archivo