martes, 3 de diciembre de 2013

En la cárcel y asustados



Cuentan los viejos comunistas que durante el franquismo temían más las comisarías y las dependencias de las fuerzas represoras que la propia cárcel. Una vez que te detenían te llevaban a la Dirección General de Seguridad o a cualquier calabozo donde te torturaban hasta la muerte o, en el mejor de los casos, hasta arrancarte algo de información. El suplicio era tal que el mero hecho de llegar a la cárcel suponía un alivio. Algo parecido nos pasó tras la llamada Transición, prueba de ello es que solo se puede defender esta ‘democracia’ si se compara con lo anterior. Estamos mal, pero peor estábamos antes y peor podíamos estar.

Más vale ser temido que amado, decía Maquiavelo. Y el hoy recurrido Gramsci decía, leyendo al florentino, que el poder se mantiene mediante la fuerza y el consenso; mediante la represión y la dominación ideológica, de manera dialéctica. Cuanto menor sea la segunda, mayor será la primera. Es en tiempos de crisis de hegemonía cuando el poder saca su verdadero rostro. Que nadie se engañe: la oligarquía financiera eliminaría de un plumazo cualquier rastro democrático siempre que sus intereses peligren y la correlación de fuerzas se lo permita. Solo en este sentido podemos entender la “ley Anti 15-M” y todo lo que queda por venir, que no será cualquier cosa.

Pero tampoco nos equivoquemos. El franquismo sociológico sigue pesando como una loseta en una parte nada desdeñable del pueblo español hoy como hace una, dos, tres o cuatro décadas. Hay quien dice que el éxito del franquismo sigue siendo la monarquía, los partidos fundados por sus ministros, las calles enalteciendo a sus generales y, en definitiva, el famoso “atado y bien atado”. Y no es que no sea cierto, pero hay algo mucho más profundo que todo eso: el miedo a la política. Para ser exactos, el miedo a la política de izquierdas, por catalogarla de alguna manera.

Esa impronta, muchas veces teñida de ideología antipolítica, sigue siendo el mayor arma desmovilizadora. Cuando Rajoy –o el politiquero de turno- habla de mayorías silenciosas tiene razón: con la que está cayendo sigue habiendo un alto porcentaje de gente que no se mueve. Y quien no se mueve no puede sentir las cadenas. Es cierto aquello de que no se puede ser neutral en un tren en marcha ya que, en una guerra –de clases- o se está con unos o se está con otros, del mismo modo que o se es parte de la solución o del problema. Y la gente que se moviliza sigue siendo una parte ínfima de los afectados por la crisis o de quienes objetivamente son golpeados por el sistema ya sean tiempos de crisis o de bonanza.

Cuando tocó nos pusieron a un Guardia Civil en cada esquina y luego, también cuando tocó, los cambiaron por el control de toda la opinión publicada. El dominio ideológico, de la mente, es mucho más poderoso que el dominio militar ya que éste es fácil de identificar. Lo decía Malcom X y lo podemos extender a todos los aparatos ideológicos del Estado: si no estamos prevenidos ante los medios de comunicación, nos harán amar al opresor y odiar al oprimido. Y así nos acostumbramos a tragar entonando el Virgencita que me quede como estoy, mientras intentábamos pisar al de abajo y al de al lado. Por eso en 1936 el pueblo español consciente salió a la calle a defender la democracia armas en mano, mientras que en 1981 se escondió debajo de la cama y a día de hoy se siguen escuchando voces asustadizas que dicen: No te metas en política. No te marques. No te metas en líos.

Por todo esto, “que el miedo cambie de bando” no es solo una canción o una simple consigna, sino toda una declaración política. Hasta que pensar, debatir, organizarse y movilizarse no sean hábitos normalizados en nuestra vida social, seremos idiotas en el sentido etimológico del término: personas que solo nos preocupamos de nosotros mismos sin prestar atención a los asuntos públicos y políticos de nuestro alrededor. Y los idiotas no damos miedo. De ahí la importancia de las movilizaciones y de todos los actos de rebeldía organizada como por ejemplo los escraches: si quienes legislan no sufren los recortes, que sufran al menos las protestas de los recortados.

Esto empezará a cambiar cuando demostremos que esa oligarquía financiera, representada por el bipartidismo, no es más que un tigre de papel que si amenaza con leyes represoras es precisamente para ocultar su debilidad.

Las leyes "anti 15-M" son muy viejas


"... En este terreno de las contradicciones del sistema capitalista italiano se formará necesariamente, pese a todas las leyes represivas, a pesar de las dificultades para constituir grandes organizaciones, la unión de los obreros y de los campesinos contra el enemigo común. Vosotros, fascistas, vosotros, gobierno fascista, a pesar de toda la demagogia de vuestros discursos, no habéis superado esa contradicción que era ya radical, sino que hasta la habéis hecho sentir más duramente a las clases y a las masas populares. Habéis actuado en esta situación y por la necesidad de esta situación. Habéis añadido más pólvora a la acumulada ya por el desarrollo de la sociedad capitalista, y creéis que con una ley contra las organizaciones vais a suprimir los efectos más modernos de vuestra misma actividad [Interrupciones]. Esta es la cuestión más importante de la discusión de la presente ley: vosotros podéis "conquistar el estado", podéis modificar los códigos, podéis intentar impedir que las organizaciones existan en la forma en que han existido hasta hoy; pero no podéis prevalecer por encima de las condiciones objetivas en las que no tenéis más remedio que moveros. No haréis más que obligar al proletariado a buscar una orientación distinta de la que hasta ahora era la más común en el terreno de la organización de masas. Esto queremos decir al proletariado y a las masas campesinas italianas desde esta tribuna: que las fuerzas revolucionarias italianas no se dejarán aplastar, que vuestro sueño siniestro no conseguirá realizarse [Interrupciones]. Es muy difícil aplicar a una población de 40 millones de habitantes los sistemas de gobierno de Zankov. En Bulgaria hay pocos millones de habitantes, y a pesar de ello y de la ayuda extranjera el Gobierno no consigue dominar a la coalición del Partido Comunista con las fuerzas campesinas revolucionarias. Y en Italia hay 40 millones de habitantes."

Antonio Gramsci, Secretario General y diputado del PCI en la tribuna frente a Mussolini, líder del Partido Fascista y principal aliado de Hitler, el 16 de mayo de 1925.

Estoy en Twitter

Archivo